Anuncios

Es un tema que es muy común leerlo en los noticieros digitales, videos virales y notas amarallistas, señalando como si la llegada del Polvo del Sahara fuera algo peligroso y como si fuera algo nuevo en la humanidad.

De hecho, todo lo contrario, es algo tan normal que todos los años sucede, y no solo llega al continente americano, todo depende de los fuertes vientos en altura que dispersan el polvo por todo el planeta.

El fenómeno real es llamado “Capa de Aire del Sahara”, ahora citaré el texto directamente de la NOAA con su definición en español:

“Contribución de Jason Dunion.

La “Capa de Aire del Sahara” (“Sarahan Air Layer”, SAL por sus siglas en inglés) es una masa de aire muy seca y cargada de polvo que se forma sobre el Desierto del Sahara a finales de la primavera, durante el verano y temprano en el otoño, y se mueve usualmente hacia el Océano Atlántico Norte cada 3-5 días. Esta capa puede extenderse verticalmente entre los 1.500 a 6.000 m (5.000 a 20,000 pies) de altura en la tropósfera y está relacionada con cantidades grandes de aire muy seco y cargado de polvo (~50% menos humedad que un sondeo tropical húmedo típico) y vientos fuertes (25-55 mph ó 10-25 m/s). Estos vientos fuertes, o chorros, usualmente se encuentran entre 6.500-14.500 pies (2000-4500 m) de altura en las zonas central y occidental del Océano Atlántico Norte y a una profundidad de 1-2 millas (1.6-3.2km).

El SAL puede tener un efecto negativo importante sobre la intensidad de los ciclones tropicales y su formación. El aire seco del SAL puede debilitar el ciclón tropical al suprimir las corrientes de aire ascendente de la tormenta, y los vientos horizontales que transportan el SAL cambian significativamente la cizalladura del viento en el medio ambiente de la tormenta. Todavía no se entiende muy bien cuál es el efecto del polvo del SAL en la intensidad del ciclón tropical, aunque en algunos estudios se sugiere que puede tener un impacto en la formación de nubes.

El SAL puede cubrir un área equivalente al continente de los EEUU. Estas masas han sido rastreadas hacia el oeste hasta el Mar Caribe, América Central y el Golfo de México.

Referencias bibliográficas:

Dunion, J.P., and C.S. Velden, 2004: The impact of the Saharan Air Layer on Atlantic tropical cyclone activity. Bull. Amer. Meteor. Soc., vol. 85, no. 3, 353-365.

Actualizado por última vez el 17 de marzo del 2010.
Fuente

Como ya se mencionó, los efectos de la Capa de Polvo del Sahara, por contener aire muy seco y gran cantidad de polvo, inhiben el proceso de formación de un ciclón tropical puesto que estos necesitan, además de temperaturas cálidas en la superficie del mar, grandes cantidades de humedad que logren desarrollar nubes y por lo tanto logren tener mayor organización.

¿En México tiene efectos?

Si, el hecho que los ciclones tropicales no puedan formarse en el Océano Atlántico, incluso que las ondas tropicales u ondas del este se debiliten, reducen en gran medida las lluvias y tormentas en la Península de Yucatán, Golfo de México, el sureste y las mismas costas del Océano Pacífico. Y al existir menos lluvia las temperaturas suelen ser más altas.

Para más definiciones y respuestas a las preguntas más frecuentes respecto a los ciclones tropicales y temas relacionados puedes visitar la siguiente página -> https://www.aoml.noaa.gov/hrd/tcfaq/tcfaqA_esp.html

Con información de la NOAA, NHC y MetMEX

Jorge Garza
MetMEX
2007-2020