Australia está sufriendo uno de los peores episodios de incendios en toda su historia, con extensas zonas de su superficie completamente calcinados y otras más aún con llamas.

Lo preocupante de todo es que el verano aún inicia en el Hemisferio Sur y en Australia las temperaturas máximas están superando fácilmente los 45°C, con porcentajes muy bajos de humedad y ráfagas de viento fuerte, factores que alimentan a los incendios y que logren extenderse a más zonas.

Lamentablemente, las autoridades en Australia estiman la muerte de casi 500 millones de animales, que fallecieron debido a las llamas o asfixiados por las densas nubes de humo.

El dominio de una alta presión en la parte centro-sur del país mantiene lejos a las tormentas locales desde hace varios días. El único “alivio” por llegar será un frente frío que avanzará por el sur del país este 4 de enero, seguido por otro sistema frontal el 9 de enero. Aunque la lluvia será poca, algunas zonas con incendios se estiman acumulados totales de lluvia en 10 días de 5mm a 15mm, con extremos de 25mm. Aún así, quedará una gran zona del centro del país con acumulados por debajo de 1.0mm, incluso quedarán en 0.0mm.

El aire frío que inyectarán los sistemas frontales no serán tan fuertes, pero si será un alivio, de tener valores máximos de 44°C y 46°C, pasarán a registrar 36°C a 39°C.

Como si fuera poco, Australia registró la temperatura más alta registrada en el mundo en las últimas 24 horas con 46°C en el Aeropuerto de Moomba.

La temperatura mínima extrema registrada en en el mundo en las últimas 24 horas fue de -59.2°C con sensación de -68.7°C en Summit, Groenlandia.

Con información de Kachelmann y Metmex.

Jorge Garza
MetMEX
2007-2020