two_pac_5d0 (1)

 

Este 2018 ha sido un año muy activo en cuestión de la actividad tropical en el Océano Pacífico Nor-Oriental, hasta el momento se han formado 21 ciclones tropicales con nombre siendo el último el poderoso huracán Willa que tocó tierra ayer por la tarde en el extremo sur de Sinaloa.

Después del huracán Willa se observa una aparente “calma” en el Océano Pacífico, una calma como parte de la transición o cambios en las condiciones meteorológicas que se están presentando propias para esta época del año, pero esto no quiere decir que ya terminó todo. Es importante recalcar que la temporada de ciclones tropicales finaliza el 30 de noviembre, y si tomamos en cuenta que este 2018 se están presentando condiciones propias de el fenómeno de El Niño (temperaturas de la superficie del mar por arriba del promedio) esto se traducirá en el potencial de más ciclones tropicales en noviembre.

 

de_model-de-310-1_modez_2018102412_240_1257_93

 

Por el momento los pronósticos muestran la formación de unas distantes bajas presiones que no tendrán mucho futuro, pero será durante los primeros días de noviembre que una de las bajas presiones que se formará al sur de las costas de Guerrero podrá evolucionar en una Depresión Tropical.

Es muy pronto para dar un pronóstico en cuanto a su futura trayectoria e intensidad ya que faltan algunos días, pero esto sirve para mostrar que existe una tendencia ciclónica así que seguiremos muy de cerca cualquier cambio que se presente en torno a este evento.

Con informacion del NHC y Kachelmann.

Jorge Garza
MetMEX
2007-2018